lunes, 14 de julio de 2014

Simplemente Gracias

Como generaciones pasadas, a la de quien escribe estas líneas, hoy recuerdan con inmensa tristeza aquella final del Mundial de Italia 90, la nuestra recordara con igual o más dolor lo sucedido un 13 de Julio del 2014, en el Maracaná de Río de Janeiro, Brasil. Y quien siente el fútbol así, de esta manera tan pasional, tan propia, tan vital, me entenderá. Es que un pueblo entero se volvió a ilusionar con sumarle una tercera estrella al escudo, igual que hace 24 años. Y esa no es la única coincidencia con aquel mundial. Fue todo muy similar. Todos los partidos se hicieron cuesta arriba, se llegó con esa pincelada de heroísmo. Metiendo, corriendo y sin desarrollar un fútbol vistoso. Los Penales. Alemania. Y hasta si se quiere: el árbitro y ese enorme penal a Higuaín que no cobró (No nos excusemos en esto, por favor).
  ¿Solo tristeza? No. Aunque esta ganó nuestro mundial sentimental, hay otros factores y otros sentimientos que quedan y deberían permanecer allí. Es lógico que se haga presente cierta saciedad por lo que se logró luego de tantos años. Y por cómo se logró. Todo lo que era Argentina antes del mundial, no lo fue en Brasil y, todo lo que fue en la copa, no lo fue en su previa. Dependíamos de cuatro individualidades. Ninguno apareció en su dimensión, pero apareció un equipo. Un gran equipo. Siempre con el corazón en la mano. Se dejó absolutamente todo y eso se pudo ver plasmado en el campo de juego. No sé si orgullo es la palabra, porque ¿si traían la copa que hubiésemos dicho? Orgullo es la satisfacción extrema y acá no está. Hay un gran reconocimiento, un eterno gracias más grande que el obelisco y, repito, satisfacción por haber llegado hasta donde se llegó. Sin reproches.
   De todos modos, hay algo mucho más importante que debería quedar. Es la continuación de un proyecto. Es tomar a Brasil 2014 como punto de partida para algo grande. Y Alemania es ejemplo de esto: creer y trabajar en un plan que ayer, después de 10 años, tuvo su cosecha. Merecido, por cierto. Si Grondona desea hacer algo bien antes de irse, esta es su oportunidad. Debe convencer a Sabella de que siga al mando de la selección y darle todo para que se pueda crecer. Se viene la Copa América Chile 2015 y una nueva eliminatoria camino a Rusia 2018. “Trabajo y humildad”, Sugirió Sabella hace unos días. Hoy debería ser lema oficial en la AFA.
  ¿Messi? Que puta manía tenemos los argentinos de comparar y darle lugar a uno por escalón. Siempre alguien es mejor que otro y peor que tal ¿Por qué? Porque no entender que todos son diferentes, con sus defectos y también sus virtudes. Que Maradona fue el mejor del mundo y hoy es Lionel. Las comparaciones son odiosas y también imposibles. Son modos de fútbol diferentes, épocas distintas. Además, el que venga atrás siempre va a cargar consigo lo que el de adelante dejó. Es injusto. Diego es Diego. Messi es Messi. Los dos son argentinos ¿Por qué carajo no solo disfrutarlos y enorgullecernos de que son nuestros? Nacieron acá y créanme que, igual que Maradona, Messi tiene la celeste y blanca grabada en el pecho. Seamos justo. Por favor. Este pibe se sacrificó por el equipo y por los colores. Renunció al fútbol con el que creció y al que aprendió a jugar, para correr y meter.

  No son magos, pero 23 jugadores y un cuerpo técnico que eran sumamente criticados dieron vuelta la tortilla e hicieron que hasta el más incrédulo, se llenara de fe y esperanza. El mundo entero vio la bandera Argentina y escuchó el himno nacional de nuestro país en una final de la copa del mundo. No pasa todos los días. Es por tal motivo, que no encuentro otra manera de terminar este texto: tan solo, GRACIAS. 

jueves, 10 de julio de 2014

Sangre, sudor y gloria

  Sobran las palabras, o no, quizás no alcanzan. Son esos momentos en los que uno se queda sin palabras pero quiere decir mil cosas. Es ese momento en que una lagrima habla y expresa mas que lo que un diccionario entero podría describir. Aquel momento, ese instante que va desde la volada fantástica de un Chiquito que es gigante, hasta el llanto del soldado mas batallador de todos: Javier Mascherano. Ejemplo de grandeza, humildad, corazón y una lista interminable de valores que increíblemente, un tipo de 30 años enseña dentro de una cancha de fútbol.
  Pero, mas allá del impostergable e inmensamente merecido reconocimiento al capitán sin cinta, corazón y alma, de esta selección, no hay que olvidarse del gran mundial que esta haciendo un Garay que se la banco y saco pecho frente a grandes delanteros del fútbol mundial. Y no se conforma, ahora va por Klose. Los huevos y el sentimiento con el que defiende la camiseta Rojo, corre y corre, no le importa nada. Pero no es solo correr, porque el pibe, el criticado, también juega, defiende, lo hace con seguridad y hasta se da el lujo de mandarse al ataque cuando encuentra el hueco y conectarse con el Pocho Lavezzi ¿Y que decir de este no? Algunos lo siguen pidiendo afuera del equipo pero su ingreso al 11 titular, tras la lesión de Aguero, fue el que equilibro este equipo, que se fundo en Barranquilla, pero se refundo en Brasil. A las mujeres las volverá locas su cuerpo pero a nosotros su sacrificio para sumarse al medio en ese rol de volante-delantero y dar una mano en la recuperación de la pelota. Y si bien ante Bélgica todos nos agarramos la cabeza con la salida en llanto de Di Maria, enseguida Enzo Perez nos devolvió la calma con un gran partido aquel día y otro ayer. Aplicado, desfachatado y atrevido tanto para recuperar, como para encarar y sumarse al ataque.
  Ademas, queda por mencionar la lista de soldados lastimados que dejo tremenda batalla. El solido Zabaleta, que cuando mas lo necesitaba el equipo se afirmo de una vez por todas y ratifico porque el lateral derecho es suyo y de nadie mas. Lo tumbaron, golpe en la mandíbula, revote de cabeza, puntos de sutura y a seguir jugando, no hay tiempo que perder. El mismísimo Mascherano con ese susto que nos dio a todos, un choque de cabezas deriva en mareo para él y casi infarto para 40 millones incluido el propio Sabella. Pero si hay guerra de tribus, el cacique nunca falta. Por ultimo, la lista concluye con el silencioso Biglia, incansable trabajador del medio-campo. Recuperación y pase al compañero: la formula mas simple y la mas efectiva.
  Párrafo aparte para el héroe de la tarde. La segunda fue mejor que la primera, pero ambas tapadas son magnificas. Sublime concentración, soberbia actuación. Le sobra confianza al tan cuestionado Romero. Responde así, otorgándole la alegría a un pueblo entero con el pase a una final de la copa del mundo después de 24 años. Si, un cuarto de siglo. Increíble.
   Menos destacado ayer fue lo de Lio, pero Messi siempre esta, en cualquier momento puede aparecer y es la carta de gol que tiene este equipo, lo demostró. Es el mejor del mundo, mas que eso no se puede decir. El Pipa nos hizo gritar un gol que inexplicablemente no fue, pero es el goleador y esta bien. Aguero volvió, le falta ritmo, fútbol. De los cuatro fantásticos con los que nos ilusionábamos antes de llegar a Brasil, ninguno dio lo que se esperaba pero de todos modos Higuain, Messi y Angelito tuvieron su partido consagratorio. ¡Faltas vos Kun! Te queda un partido. Nada mas y nada menos que la final. ¡Te esperamos!
  Quedaron atras seis escalones de siete, solo falta el ultimo. La copa esta ahí, la puedo ver, esta a un paso. 13 de Julio es la cita, a las 16, en el mítico Maracaná. La historia nos puso acá, por algo será. Es este mundial, la mística esta acá. Eterno agradecimiento para con los jugadores y cuerpo técnico pero el sueño puede ser realidad y nadie de los 40 millones de argentinos quieren renunciar a él. Vamos por mas. 
¡Vamos Argentina carajo!


sábado, 5 de julio de 2014

Sueño mundial: capítulo 5

  Hace un mes atrás, luego del partido realizado en La Plata, en términos de despedida de la selección antes de partir para Brasil, Sergio Romero evidenció: "Si corre el enano, corremos todos". La frase la tiró post partido, en referencia a Lionel Messi, que durante el encuentro bajo hasta la altura del área que gobierna "Chiquito" para recuperar una pelota.
  Hoy, luego del pase a semifinales después de 24 años, no hay palabras mas acertadas para describir lo sucedido que las que expreso el arquero argentino en aquella oportunidad. Es cierto que desde lo futbolistico Messi no fue aquel jugador determinante de otros partidos, aunque tuvo ráfagas de apariciones en las que protegió la pelota y le cometieron infracciones, pero contra Bélgica Lio corrió, metió, molestó en la salida belga, buscó irrumpir los centros frontales que nacían desde campo enemigo y hasta cometió algunas infracciones por la torpeza habitual de los delanteros cuando intentan recuperar la pelota. Esa actitud contagia. Hasta se podría decir que con el mundial se "argentinizó", porque el Messi de la copa del mundo se enoja, insulta, reclama y hasta se pelea con los rivales. Se le pedía carácter y temperamento. Bueno, ahí lo tienen señores.
  Corazón, alma, sangre y huevos. Todo eso tuvo hoy Argentina, pero sobre todo inteligencia. Jugó un gran partido: agrupado, con espacios cortos entre lineas, con una defensa firme tanto por arriba como por abajo, con un mediocampo trabajador, ordenado, con seriedad, concentración y con la fuerza de un sueño que buscaba romper el maleficio de tantos años: los malditos cuartos. Por todo eso y mas, Argentina esta entre los cuatro mejores y, como explicó Sabella: "Se cumplió el objetivo mínimo". 
  Ahora espera Holanda, el miércoles a las 17 en Sao Paulo. Será duro y seguramente mas parecido a los primeros partidos. Habrá que trabajar en la búsqueda de los espacios y el manejo de la pelota cuando el rival te la entrega, pero el sueño está mas vivo que nunca y el nuevo Maracanazo, esta a la vuelta de la esquina. 

viernes, 27 de junio de 2014

El síndrome del nacional B

¿Hasta qué punto, el fixture favorece a la Selección Argentina? Es cierto que en el camino al Maracaná, el 13 de julio, no se ven grandes escollos, o al menos no aparecen grandes potencias de esas que te complican la vida, caso Alemania, nuestro cuco. Pero en un mundial donde las sorpresas están a la orden del día y la paridad en el futbol moderno es cada vez mayor, los posibles rivales a futuro, incluyendo a Suiza (Próximo rival en octavos de final), no serán nada sencillo. Haciendo un paréntesis, hay que decir que: si salimos campeones aquellos pesimistas desmerecedores que nunca faltan, dirán que “ganamos porque no jugamos  con nadie” y si no logramos traer la copa, insultaran, despreciaran y pedirán la cabeza de los 23 jugadores, más la de Sabella y sus secuaces, sin medidas.
 No hay que exagerar. Es cierto que las selecciones de Suiza, Bélgica y Estados Unidos, no son grandes potencias en el ámbito del fútbol y tampoco tienen en su plantel un Messi, un Di María, un Higuaín, un Mascherano y demás, pero son fuerte como país y futbolísticamente vienen creciendo, sobre todo los suizos y los yankees (lo de los belgas es más una camada de grandes jugadores). Ahora, la pregunta es ¿Es preferible enfrentar este tipo de equipos y cruzarse en semifinales o final con una potencia o ir forjándose desde octavos o cuartos combatiendo en cancha con rivales de jerarquía? Habría que, mínimamente, dudar en la respuesta. Sobre todo si tenemos en cuenta que el seleccionado nacional, en lo que va de la copa del mundo, viene sufriendo el gran efecto del “síndrome del nacional B”: se enfrentó con equipos menores, individualmente muy inferiores, pero que se juegan la vida particularmente en el partido versus la Argentina. Porque es una vidriera para ellos y porque saben que si pierden no pasara nada, pero si logran meter el batacazo saldrán en las tapas de los diarios de todo el mundo, figuraran en cada portal de internet y se ganaran el respeto y reconocimiento del mundo futbolero.
 Veremos que sucede de aquí en adelante. Pero… Si lloro, que sea de felicidad.

viernes, 6 de junio de 2014

Carta a la Selección

 En el preciso momento en que escribo estas líneas, faltan 6 días, 5 horas y 17 minutos para el comienzo de la copa del mundo. Ustedes en Ezeiza. Yo aquí sentado, frente a una computadora, esperando con ansias el día del debut. Ese día en que ustedes, 23 gladiadores, me van a representar a mí y a tantos otro, defendiendo los colores de la tierra en que nací. Sí, ustedes. Soldados firmes de un sueño nacional. Actores principales de la cruzada más épica de la historia del fútbol. Si lo lograron nuestros vecinos, si ellos pudieron ¿Por qué nosotros no vamos a poder? Los morochos tienen la presión, son locales. Los celestes ya lo hicieron una vez, dos no. Nosotros los tenemos a ustedes y ustedes a nosotros. Tenemos al mejor del mundo. Y tenemos algo que nadie tiene, esa pasión inexplicable por el fútbol corriendo por nuestras venas.
 Se dijeron, se dicen y se dirán muchas boludeces, pero ¿A quién le importa? Ellos, los que hablan, no entienden de fútbol. Y si no quieren creer en ustedes, que no lo hagan, se equivocan. Yo creo. Creo la inteligencia de un cuerpo técnico que sabe laburar, creo en las ganas de 23 jugadores que buscan la gloria, creo en su capacidad, en la garra, en que sobrara actitud. Creo en todo eso y mas. Creo en ustedes.
 A diferencia de muchos, no les pido que vuelvan con la copa. Sé que es difícil, sé que es duro. No salir campeón no necesariamente es fracasar. Fracasar es otra cosa. Es achicarse, tener miedo, arrugar, volver sin haber dejado todo. Entonces yo les pido un poco más. Ese famoso 110% de Pachorra. Me tomo hoy, a través de esta carta, el atrevimiento de pedirles que dejen la vida dentro y fuera de la cancha por estos colores; que cuando vayan a correr una pelota, lo hagan como la sangre celeste y blanca que les corre por dentro; que cuando traben una pelota no lo hagan con toda sus fuerzas, sino con la de 40 millones de argentinos, porque vamos a estar con ustedes. Estaremos en oficinas, bares, restaurantes, casas, colectivos, el tren, el subte, las fábricas, en la calle. A lo largo y a lo ancho de un país entero. Estaremos mordiendo nuestras uñas, apretando los puños, crujiendo los dientes, protestando en cada falta, enloqueciendo en cada jugada, gritando en cada gol. Llorando en cada desgracia y exaltados de felicidad en cada acierto. Como sea, donde sea, pero no vamos a faltar. Estamos con ustedes ¡Vamos Argentina!

miércoles, 4 de junio de 2014

El negocio de arriesgar

 Varias selecciones ya jugaron amistosos previos a la gran cita mundialista y las lesiones son la consecuencia que dejaron, ya que varios equipos perdieron piezas importantes en sus armados. La más notable de los últimos días es la rotura de tibia de Montolivo. El volante italiano fue a disputar una pelota y al chocar con un rival, quedó tirado en el suelo y no pudo levantarse más. Lo reemplazó Aquilani y minutos más tarde, también se retiró lesionado. México, Ecuador y Camerún son otras de las selecciones afectadas. Además, se puede sumar las lesiones que arrastran jugadores de la talla de Radamel Falcao (que ya quedo descartado para jugar el mundial), Luis Suarez, Arturo Vidal, Ribery, Cristiano Ronaldo y Diego Costa.
 Hoy a las 19:15, la selección Argentina tiene programado un partido amistoso con sus pares de Trinidad y Tobago en el estadio de River Plate. Con la lluvia como protagonista y a tan solo 10 días del debut  ¿Es necesario arriesgar? Claro que sí, porque esto es un negocio. Las entradas ya están agotadas (aunque muchas las tienen barras para la reventa en puerta) y con la excusa de ver a las grandes estrellas nacionales y despedirlos antes de partir en busca del sueño de todos, la Asociación del Fútbol Argentino organiza este tipo de partidos donde los riesgos son muchos.
 Los intereses de unos pocos no deberían estar por encima de los de 40 millones de argentinos pero lamentablemente solo queda rezar y esperar porque el encuentro termine siendo una fiesta y nada la arruine. Un favor: ¡Cuiden a Lio!

miércoles, 28 de mayo de 2014

La sorpresa del mundial

A la hora de hablar de la posible sorpresa del mundial, los candidatos son varios. Quien encabeza la lista es la Selección Belga, que viene desarrollando un fútbol espectacular en los últimos dos años, a tal punto que algunos se animaron a llamarla “la nueva España”, en comparación con el último campeón del mundo.
   El 7 de Septiembre del 2012 sería el día del debut en las eliminatorias, para Bélgica y para Marc Wilmots como entrenador de su selección. El hombre que iniciaba allí su cargo como seleccionador, es un ex jugador que supo representar a Bélgica en los mundiales de 1990, 1994, 1998 y 2002. Considerado como uno de los mejores jugadores en la historia de esta selección, ocupa el décimo lugar en cuanto a participaciones donde reúne un total de 70 partidos con 29 goles. Es el tercer máximo goleador, solo por detrás de Bernard Voorhoof y Paul Van Himst, ambos con 30 anotaciones. El dato curioso es que en el mundial disputado en Francia, el actual director técnico, fue dirigido por Georges Leekens. Este, renuncio al finalizar el mundial pero en 2010 regreso al cargo y, dos años más tarde, lo sustituyó el mismísimo Wilmots.
   Aquel primer partido fue victoria por 2 a 0 frente a Gales y en condición de visitante. Desde allí, “los diablos rojos” darían que hablar y el sueño de la clasificación a una nueva copa del mundo estaría cada vez más cerca de ser una realidad. Un flexible 4-3-3 para atacar, donde los extremos se convierten en volantes a la hora de recuperar la pelota, la fructífera presión sobre las bandas en campo rival y el pase como arma mortal para abrir espacios y atacar, son algunas de las claves de un equipo que quiere sorprender en Brasil, superando lo hecho en México 86, su mejor actuación en un mundial, llegando a semifinales, donde se topó con la Argentina de Maradona y compañía. Esa década de los 80 y principio de los 90 sería reconocida como la edad de oro para esta selección, que resurgió de las cenizas.

   En cuanto a nombres, Bélgica cuenta con la camada de jugadores próximos a los 30 años y la más reciente que apenas pasan los 20 años. Entre los experimentados están Van Buyten (Bayern Munich), que se retirara al terminar el mundial, Kompany -defensor campeón con el Manchester City-, Vermaelen, Vertonghen, Fellaini y Dembelé. Mientras que los jóvenes que ilusionan son, entre otros, el gran arquero del Atlético de Madrid, Courtois; el volante ofensivo de notable talento que se desempeña en el Chelsea, Eden Hazard y el goleador del Everton, Romelu Lukaku.
   Logró su pasaje a Brasil al finalizar primero en su grupo de eliminatorias, invicto y con 26 puntos sobre 30 posibles. Junto a Bélgica, el Grupo A lo conformaban: la clasificada Croacia -mediante el repechaje-, Serbia, Escocia, Gales y Macedonia.
     17 de Junio será la fecha donde el sueño se pondrá en marca, Belo Horizonte la sede y Argelia su rival. El partido abrirá el Grupo H, donde también se encuentran Rusia y Corea del Sur.
 

   La otra posible sorpresa, tiene el respaldo del presidente de la FIFA: Joseph Blatter. Sí, la desconocida Suiza, es hoy una selección a tener en cuenta y, más aun, entendiendo de la posibilidad de un cruce con Argentina en Octavos de final. Con Benaglio bajo los tres palos, Lichsteiner como lateral derecho, Senderos en la zaga central y un mediocampo colmado de jugadores rápidos y con buen pie, Suiza busca impresionar a todos el 15 de Junio cuando ponga en marcha su anhelo. Sera en Brasilia, capital brasilera, versus la dura Ecuador. Otro de los que quiere dar el salto con su solidez y la velocidad por las bandas.
     Los equipos africanos vienen evolucionando hace varios años. Solucionaron gran parte de sus problemas
defensivos y tácticos, muchos de sus jugadores ya son parte de las ligas más importantes de Europa, pero aun no logran meter el batacazo. El mundial pasado, Ghana se quedó en la puerta de las semifinales, al perder en cuartos con la selección uruguaya. En Brasil la tendrá difícil, ya que comparte el Grupo G con Estados Unidos, Alemania y Portugal. Todo lo contrario le sucede a Costa de Marfil que en los últimos dos mundiales, siempre perteneció a los mal llamados “grupos de la muerte” y nunca logró cumplir con las expectativas. Por suerte para Yaya Toure, su hermano Kolo, Drogba y compañía, la suerte cambió y el grupo que lo espera acoteja a Colombia, Grecia y Japón. Las estrellas negras debutan el 16 del mes próximo con los Yankees y los elefantes lo harán el 14 con el equipo nipón.
¿Quién será la sorpresa en Brasil 2014?